Fundación Nuevas Generaciones  
 
 
Seguinos Facebook
Seguinos Twitter
Seminario del Dr. Pablo Garat

En el marco del Programa Anual de Formación de Jóvenes Dirigentes Políticos, organizado por la Fundación Nuevas Generaciones en cooperación internacional con la Fundación Hanns Seidel, el pasado miércoles 22 de agosto expuso el Dr. Pablo María Garat, abogado y especialista en régimen federal, Profesor titular de Derecho Constitucional y Derecho Constitucional Tributario (UCA). Es Miembro del Comité Ejecutivo de la Asociación Argentina de Derecho Constitucional (2007-2009 y 2009-2011). Vicepresidente de la Comisión Federal de Impuestos (1997). Asesor Jurídico en la Comisión de Coparticipación Federal del Senado de la Nación (1997-2004). Presidente de Fundación Civilidad.

En primer lugar, el expositor aseveró que en el último tiempo los diarios y los medios de comunicación en general hablan sobre temas relacionados al derecho constitucional, cuando se refieren a los temas actuales de la vida política de nuestro país.

En la Argentina es importante comprender cuál es el régimen político que nos define. En el este caso el artículo 1° de nuestra Constitución Nacional no habla de democracia cuando define la forma de gobierno, sino que de esto se ocupa el artículo 36. A su vez, destacó la importancia de resaltar la diferencia entre república y democracia.

El régimen político de una nación consolidada como estado es el modo que se da como organización política, y tiene conexiones con la tradición histórica de los orígenes. En nuestro caso, la Argentina cuenta con una república federal y presidencialista por razones históricas y no por la voluntad de las personas. Esto tiene su fundamentación desde la época de la colonia. Así el régimen fue evolucionando de una monarquía a un sistema presidencialista.

El Dr. Garat realizó un repaso histórico señalando que nacimos como unidad política antes de 1810 y emerge sobre el cabildo un nuevo sujeto político: las provincias que luchan contra el virreinato. Así también aparece el rol del caudillo como figura política.

Con el tiempo el cabildo se va disolviendo sustituyéndose por la figura de los municipios. El objetivo permanente de los caudillos provinciales era asegurar la unidad, respetando el poder de las provincias. En este caso el régimen presidencial es el encargado de asegurar la unidad.

Una vez puesto en funcionamiento este sistema presidencialista se considera que la reforma constitucional del 94 saldó una deuda histórica asegurando la autonomía municipal.  También, en cuanto a la forma de gobierno se quiso limitar los excesos de poder del Poder Ejecutivo con la figura del Jeje de Gabinete de Ministros.

Por otro lado, con respecto al control de los poderes, el que lleva adelante el Senado de la Nación y el control de caja fueron completamente debilitados, limitando de esta manera el control hacia el Poder Ejecutivo.  Así como también se hizo más laxa la facultad del Poder Ejecutivo de emitir disposiciones legislativas. (DNU emitidos en circunstancias excepcionales).

En conclusión, la reforma de 1994 avanza en tema de régimen federal (CABA, municipios, coparticipación, creación de regiones, etc), y se le da más poder al PE bajo una idea de limitarlo (se crea la Auditoría General de la Nación).

Por otra parte, en el último tiempo se planteó la idea de transformar a la Argentina en un  régimen parlamentario, pero el disertante se opone a esto, ya que considera que para que este exista deben de haber verdaderos partidos políticos, pero el país carece de estos. Los partidos políticos actuales son meras fuerzas políticas en torno a figuras carismáticas, liderazgos.

Continuando su exposición, el Dr. Garat plantea una hipótesis de trabajo, señalando que el verdadero problema del funcionamiento del régimen político es por el sistema electoral, el código electoral. Lo que no fue resuelto en la reforma CN del 94.

Con el actual funcionamiento de un sufragio obligatorio se cierra un sistema clientelista. Esto sumado a la concentración de la caja en el PE imposibilita abrir un sistema a la participación y representación. El Dr. Garat asegura que no existe el federalismo electoral.

El federalismo se encuentra quebrado y el hiperpresidencialismo no puede “curarse” por si mismo. Así el país se encuentra enfermo de concentración de poder.  La CN actual no le otorga solución. Esto, según el disertante, se resuelve con una reforma constitucional o un cambio en la legislación electoral.

Al finalizar su exposición, el Dr. Garat señaló que estos problemas se solucionan con un cambio generacional de mentalidad. 

Volver

NG NG  

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Observatorio Sino-Argentino
Club de Ex Becarios Argentinos