Fundación Nuevas Generaciones  
 
 
Seguinos Facebook
Seguinos Twitter
Segundo encuentro anual del Club de Ex Becarios

El pasado 8 de octubre de 2015 se llevó a cabo el segundo encuentro del Club de Ex Becarios argentinos de la Fundación Nuevas Generaciones, la Fundación Hanns Seidel y la Unión de Partidos Latinoamericanos. En esta oportunidad el Lic. Raúl Aragón brindó un análisis de la coyuntura política actual y sus proyecciones a partir del nuevo gobierno.

Raúl Aragón es licenciado en cine documental por la Universidad Nacional del Litoral y Magister en Análisis de Opinión Pública. Actualmente es Director del Programa de Estudios de Opinión Pública en la Universidad Nacional de la Matanza y en la Universidad Abierta Interamericana. Además es asesor en el Senado de la Nación.

Como introducción al seminario, Raúl Aragón hizo una descripción del marco político general, para indicar dónde se inscribe la coyuntura política del país. Remontándose en el tiempo, explicó que la Argentina solía ser “dos países en uno”. Había una Argentina citadina, con la mirada puesta en Europa, y otra mestiza, agraria, colonial. Teniendo en cuenta esta realidad, el peronismo trajo a la Argentina mestiza a la ciudad y cuando por primera vez los trabajadores miraron a un representante político como Perón, y Perón los miró a ellos, los trabajadores tomaron conciencia de que eran una unidad. Fue así que se construyó un sujeto colectivo. Por esta razón, el peronismo hoy es mucho más fuerte que una fuerza política, es un fenómeno cultural moderno. Tanto es así que en el Congreso de Filosofía del año 49, Perón definió el peronismo como un “sistema de valores”. Con los valores de la modernidad, el peronismo instaura una impronta fuerte que se transforma en algo cultural. Es mucho más que una ideología, es una identidad.

A partir de esta explicación, el expositor definió concretamente cómo se manifiesta el peronismo en estos días. “Hoy el peronismo es una metodología de obtención del poder sin un marco ideológico. Entonces existe un peronismo neoliberal y también un peronismo populista, algo que no tiene sentido.  El peronismo se enfermó y así, surgió el kirchnerismo”, destacó.

A continuación, Aragón explicó brevemente a qué se debe la crisis de los partidos políticos que vemos hoy: “A partir de la postmodernidad dejan de existir valores absolutos, todo está permitido y todo se relativiza. No hay verdad, solo hay interpretaciones.  Por esta razón dejan de existir los tres grandes consensos que reinaban hasta los años 80: peronismo, radicalismo y socialismo, y con el impacto de la postmodernidad y el paradigma de la interpretación, surgen gran cantidad de mínimos consensos. Así pasamos de una sociedad de masas a una sociedad de minorías”.

Asimismo, el expositor manifestó que las sociedades tienen detrás de sus demandas puntuales, un mandato. En esa línea indicó que “en los años 80, el mandato en Argentina era reconstruir la democracia y por esa razón, el ganador de las elecciones fue Alfonsín. Al terminar su presidencia, el mandato era reconstruir la economía ya que se encontraba destrozada, y ganó Menem. Él finalizó su período con grandes problemas de corrupción y el mandato entonces fue terminar con la corrupción, por lo que ganó De la Rúa. Luego Duhalde cumplió el mandato de estabilizar la economía y Nestor Kirchner el de frenar a Menem de un nuevo período presidencial. Cumplido ese mandato, Kirchner entendió que quedaba pendiente una deuda con las minorías y un juicio a los militares, lo que nos conduce al día de hoy. ¿Cuál es el mandato? Queremos un cambio parcial pero gradual”.

Raúl Aragón ofreció algunas conclusiones sobre lo que revelan las encuestas al día de hoy.

  • El 60% de los argentinos cree que Scioli será quien logre un cambio gradual.
  • El 60% cree que Macri lo hará repentinamente.
  • Luego del las PASO, Sciolí tenía entre un 39 y un 41 por ciento de los votos. Macri alrededor del 30% y Massa del 20%.
  • Luego del caso Niembro, Macri perdió unos dos puntos y Massa los ganó, aumentando la brecha entre Scioli y Macri a unos 12 puntos y disminuyendo la brecha entre Massa y Macri a unos 5. Esta diferencia se achicó aún más luego del debate, en el que Massa se mostró como el candidato con propuestas más sólidas y precisas sobre el 82% móvil de los jubilados o el narcotráfico, por ejemplo.
  • A su vez, hay que tener en cuenta el voto volátil. El 22% de los encuestados no está seguro de su voto. El candidato con más votantes seguros es Del Caño y luego, Scioli.
  • Hoy el escenario esta indefinido. No se sabe si Scioli podrá ganar en la primera vuelta y tampoco se sabe si el ballotage será entre Macri y Scioli o Massa y Scioli.
  • Si el ballotage es entre Massa y Scioli, ganaría Massa. Si es entre Macri y Scioli, habría un empate técnico.

Finalizada esta primera etapa donde el ponente expuso el contenido principal, los presentes pudieron ir acotando y participando de forma más activa. Los ex becarios tuvieron la oportunidad de hacer interesantes preguntas y redirigir el seminario a partir de sus inquietudes e intereses. A continuación se explayan las preguntas y respuestas que guiaron el encuentro.


 
¿Cómo ve a las nuevas generaciones en este escenario?

“Veo que las nuevas generaciones, sub 40, tienen una mirada distinta de la política y de la vida. Tienen mucho más respeto por sí mismos. Un tipo que se corrompe no tiene ningún respeto por sí mismo y esta nueva generación tiene más límites. Son menos agresivos. Más interesados en el poder por el hacer que el poder por el poder. Además, esta generación de líderes tiene mucha mejor formación académica y entienden mejor el mundo. Tengo la impresión de que han superado el impacto de la postmodernidad y están volviendo a los valores.

¿Con que se van a encontrar? Las anteriores generaciones los vamos a corromper un poco pero sin duda les estamos dejando un camino mucho más fácil. A nosotros nos tocó vivir un mundo donde el nivel de represión al que había llegado el modelo de la modernidad, nos condujo a la subversión y al movimiento hippie. Hoy, a su favor, rompimos un montón de tranqueras. Aún así, los espera un mundo de una complejidad tremenda, inimaginable. Tendrán que lidiar con el aumento poblacional y el constante crecimiento del conocimiento humano. Entre el año 1 y el 1750 DC, el conocimiento humano se duplico una vez. Hoy se duplica cada tres o cuatro años.  Además deberán enfrentar la fragmentación del mundo y la poderosa combinación de corrupción, narcotráfico y terrorismo”.

 

¿Qué perspectivas ve para las nuevas generaciones en la política local?

Van a heredar el peronismo enfermo. La gran tarea por delante es conectar con el valor cultural y traer a la superficie la justicia social para obtener una distribución más equitativa de la riqueza (plata, educación, salud, etc.).

La generación que viene tiene que generar un sistema de acuerdos para solucionar problemas, atacar al narcotráfico y a la corrupción. Hay que salirse de los marcos ideológicos y construir una práctica cultural de acuerdos puntuales para problemas puntuales. Es importante también que se reconozcan los problemas, algo que el kirchnerismo no hace.

A su vez, si queremos solucionar estos problemas nos tenemos que preguntar, ¿cómo nos pasó el kirchnerismo a nosotros siendo al sociedad más culta de América Latina? La culpa es nuestra y especialmente de la clase media que teniendo tiempo para cambiar las cosas, hoy está ausente.”

La clase media, con secundario completo, es aproximadamente el 20%. La clase alta el 10% y la clase baja el 70%.

 

Con respecto al tema de las alianzas. ¿Cree que serían buenas si no fuesen transitorias?

Más que la transitoriedad, lo importante es el objetivo de la alianza. Si el objetivo es egoísta, entonces aún siendo duradera sería mala. Por otro lado, Si no fueran transitorias quizás serian algo más, una coalición o una identidad.

 

En caso de que no gane Scioli, ¿cómo avanzará el kirchnerismo?

“Se autodestruirá. La Cámpora no subsistirá porque no tiene ideología ni motivación. Por otro lado, Scioli tendrá que hacer un acuerdo con los gobiernos provinciales peronistas para poder gobernar.

Este especial encuentro, donde los presentes participaron de forma activa aportando sus inquietudes con comodidad, concluyó con una noticia de sumo interés relatada por Raúl Aragón: “Así como en los años 80 en América Latina circuló una ola en sentido cultural de “terminemos con los gobiernos militares”, hoy parecería ser, si uno mira lo que le paso a Bachelet, a Dilma, etc., que viene una ola cultural profunda de “terminemos con la corrupción”. Esto es esencial porque los argentinos tenemos la corrupción naturalizada desde el comienzo dado que a Buenos Aires lo fundan el gobierno español y la iglesia católica, ambas en su peor momento.  Además el argentino tiene en su sangre al gaucho, anómico, y al inmigrante, que no viene a hacer un proyecto colectivo si no armar su camino en América. Así terminamos siendo corruptos, anómicos e individualistas.

 

Volver

NG NG  

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Observatorio Sino-Argentino
Club de Ex Becarios Argentinos