Fundación Nuevas Generaciones  
 
 
Seguinos Facebook
Seguinos Twitter
Tercer seminario del Foro “La agenda agropecuaria en el Congreso Nacional”

El martes 17 de junio de 2014 se llevó a cabo en la sede de la Fundación Nuevas Generaciones el tercer seminario del Foro “La agenda agropecuaria en el Congreso Nacional”, destinado a asesores de legisladores nacionales y locales, en el que se discutió con representantes de la Asociación Semilleros Argentinos, la Federación Agraria Argentina y la Universidad de Buenos Aires sobre la “Ley de Semillas”, que reviste uno de los puntos más delicados de la agenda y en el que hay mayor cantidad de disenso dentro del sector.

Del seminario al que asistió un nutrido grupo de asesores de diputados y senadores nacionales y provinciales, participaron como expositores el Dr. Jorge Solmi, de Federación Agraria Argentina (FAA) y ex diputado de la Provincia de Buenos Aires; el Dr. Salvador Bergel, Profesor Emérito y titular de la Cátedra UNESCO de Bioética de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y, por la Asociación Semilleros Argentinos (ASA), su presidente Alfredo Paseyro y su director ejecutivo, Miguel Rapela. En tanto, el seminario fue moderado por Joaquín La Madrid, economista de Nuevas Generaciones.

A continuación se detallan cada una de las posiciones expuestas:

Jorge Solmi (FAA):

  • La Ley de Semillas no es una cuestión nueva, aunque no hemos logrado que se debata en el Congreso. Se debate en distintos sectores de la cadena de la semilla. Estamos considerando que debe haber una ley de semillas. Se necesita regular por la disparidad de poderes entre bio obtentores y agricultores.
  • Fue muy importante la existencia del Instituto Nacional de Semillas (INASE), ya que las relaciones deben ser reguladas.
  • Se está avanzando en contratos entre semilleros y productores, pero hay una desigualdad de poder muy importante. La Ley de Semillas asegura el derecho de productor. La vieja Ley no contempla la biotecnología.
  • Los obtentores radican sus derechos de propiedad en el INASE, pero este derecho se agota frente a los fito mejoradores (siempre que el producto de la mejora sea autónomo) y frente a los usuarios (cuando vuelven a sembrar). Han surgido cuestiones ilegales, sobre todo con el tema de la bolsa blanca. Desde la Federación Agraria estamos a favor de las dos limitaciones.
  • Hay acuerdos internacionales que establecen una limitación al uso propio. En algunos contratos hoy vemos cuestiones como la fijación del destino de las ventas. El derecho del obtentor empieza a avanzar, ya no se limita a la venta, y podría llegar hasta la industrialización.
  • Para nosotros es importante concebir a la semilla como una cuestión única, no como un división en genoplasma y biotecnología. La relación entre genoplasma y biotecnología no debería llegar al productor, se debería agotar antes. El productor es solo un tomador de precios.
  • Debe haber una forma de cobrar el total que sale de una bolsa de semillas en la primera venta. Como ha pasado con el maíz. Una vez que el productor paga, se agota la relación comercial.
  • El uso propio está regulado por el INASE, lo que se debate es la apropiación del valor, no los derechos, por eso pedimos que los semilleros cobren lo que deban cobrar por la bolsa. Hay un 75% de apropiación de la renta por la presión impositiva. El productor debe tener claros sus números. El debate es sobre el sistema de comercialización. La ley de semillas debe ser una cosa única e integra. El núcleo es qué cobramos y cómo lo hacemos.

Salvador Bergel (UBA):

  • Hay una campaña para modificar la Ley de Semillas, no me opongo a esto pero quiero saber cuáles son las razones.
  • La Ley actual es de 1973. Esta ha cumplido una función importante y lo sigue haciendo. El mayor problema es el de la bolsa blanca, ya que desconoce la propiedad intelectual de quien la obtuvo. Esto se puede solucionar con un mejor control.
  • Se necesita una ley de Bioseguridad. Es muy importante el tema de la biodiversidad. Nosotros tenemos una agricultura que está perdiendo biodiversidad.
  • Hay que tener en cuenta que en el tema semillas convergen muchos intereses económicos. Debemos tratar de volver a un sistema libre. Hay una tendencia a querer vincular a la Argentina a la UPOP 91 y el problema es que allí el derecho de uso propio no es imperativo sino facultativo.
  •  “Lo fundamental es defender los derechos del agricultor. Es un derecho nacido de las mejoras agrícolas. No es un privilegio, es un derecho”. Cualquier nueva variedad vegetal es el resultado del trabajo de los agricultores a través de los siglos. Los agricultores no son solo usuarios, no han agotado su accionar. Los agricultores son un elemento fundamental para mantener la biodiversidad en el mundo.
  • Todo lo que se relacione con semillas es un tema de inveteres publico.

Alfredo Paseyro (ASA):

  • El lugar de debate deberá ser el Congreso, pero antes se deberá debatir en la sociedad civil.
  • Tanto la ley vigente como el anteproyecto de 2012, mantienen la libertad comercial a todos. El anteproyecto incorpora 5 capítulos acerca de los siguientes temas: el consejo federal de semillas, el origen genético modificado, las especies nativas y criollas, la agricultura familiar y los pueblos originarios y por último, el banco de semillas. Y desde ASA entendemos que hay lugar para ponerse de acuerdo.
  • El 30% está fiscalizado, el 70% restante no sabemos con qué se siembra, lo cual lleva a riesgos fitosanitarios porque no hay trazabilidad.

Miguel Rapela (ASA):

  • El INASE fue suspendido por De la Rúa y luego fue reincorporado pero nunca se conformó su directorio. Pedimos que se conforme.
  • Consideramos que hay varios aspectos de la Ley actual que merecen ser revisados. El anteproyecto ha tomado en consideración aspectos que vienen a llenar vacíos.
  • El gran tema que divide las aguas es el uso propio. Hoy tenemos la necesidad de un contexto en el cual se equilibren los derechos. El uso propio debe tener una regulación. El uso propio no establece que este debe ser gratuito.
  • Es muy fino y difícil el límite entre el uso propio y el comercio ilegal. Es muy fácil engañar a los inspectores de la INASE. Abogamos por un uso propio controlado. Se le debe poder exigir una regalía a algunos si y a otros no. Ese es el sistema más extendido en el mundo.
  • Creemos que es necesario no prohibir el uso propio, sino generar un uso controlado y limitado a un tipo de productor.
  • Es una ley para todas las especies por eso es tan difícil redactar una ley abarcadora.
  • El INTA es el principal obtentor nacional de variedades.

Al finalizar las disertaciones se generó un rico intercambio de opiniones entre los expositores y asistentes, y dada la relevancia del tema para la producción agrícola argentina se llegó a la conclusión que es necesario seguir profundizando sobre los temas que hay divergencia; con el objeto de llegar a una política pública en beneficio de todos los sectores.

 

Volver

NG NG  

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Observatorio Sino-Argentino
Club de Ex Becarios Argentinos