Fundación Nuevas Generaciones  
 
 
Seguinos Facebook
Seguinos Twitter
Seminario del Dr. Jorge Castro


Dentro del Programa anual de Formación de Jóvenes Dirigentes Políticos 2014, organizado por la Fundación Nuevas Generaciones en cooperación internacional con la Fundación Hanns Seidel, se llevó a cabo el octavo seminario a cargo del Dr. Jorge Castro; quien es analista político, Presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico, entre 1998-99 fue Secretario de Planeamiento Estratégico de la Presidencia de la Nación, hasta fines de 1997 fue Director Adjunto de El Cronista Comercial y columnista de La Nueva Provincia de Bahía Blanca. Anteriormente fue Jefe de la Sección Política Internacional del Diario Tiempo Argentino.

En primer lugar, Castro advierte que en la actualidad existe una nueva revolución industrial que se da con la revolución tecnológica; y asegura que ya que se puede vislumbrar una tendencia de la producción mundial de las empresas transnacionales a volcarse a lo que llamamos “la nube”. El expositor argumenta que el mecanismo de acumulación global está siendo transformado por la incorporación acelerada de sus procesos y procedimientos a la revolución tecnológica de la “nube” (cloud computing), cuyo principal subproducto es la nueva revolución industrial. Ejemplo de ello es demostrado por la IBM Research que calcula que prácticamente la totalidad de las grandes corporaciones transnacionales con ingresos por más de US$ 20.000 millones anuales han volcado sus procesos a la “nube”, y que 76% de las ubicadas entre US$ 1.000 millones y US$ 20.000 millones también lo han hecho. Es así como la producción industrial global que se procesa en la “nube” alcanzaría en 2020 un valor de US$ 241.000 millones, para duplicarse luego cada 5 años (+22% anual).

A su vez, Castro asegura que la logística es la dimensión de las transacciones internacionales más transformada y afectada por la incorporación a la “nube” de la producción global. Davos estima que si las prácticas logísticas de Singapur -arquetipo de la productividad portuaria del planeta- son aplicadas en un 50% por el resto de los puertos del mundo, el PBI global daría un salto inmediato de 4,7%, 6 veces mayor que el que provocaría la eliminación de todas las tarifas de importación del sistema. Los costos de la logística en América Latina representan 15%/30% del PBI; y en América del Sur implican entre 30% y 60% del precio final de los productos exportados. Se podría decir que si el puerto de Santos adquiriera 30% de la eficacia logística de Singapur, el comercio internacional brasileño tendría una ganancia neta de US$ 1.400 millones por año.

Otro punto interesante que plantea el expositor es el hecho de que aumenta la producción pero se reduce el flujo de los bienes transados. La nueva revolución industrial tiene un efecto paradójico en el sistema manufacturero transnacional, porque al mismo tiempo que multiplica la producción global, disminuye el flujo físico de los bienes transados. La razón es que las técnicas de la nueva revolución industrial, ante todo la manufactura adictiva (3D), fabrica productos de extrema complejidad en la etapa final del mercado, lo que acarrea una caída más que proporcional del intercambio de bienes materiales, acompañada por una disminución todavía mayor de los costos de transacción.

Con respecto al Comercio internacional, el expositor asegura que se encuentra en auge ya que aumenta a un ritmo mayor que el producto bruto mundial. El comercio mundial ha dado un salto en los últimos 20 años (1991/2008), y ha vuelto a dar otro –tras la crisis 2008/2009–, convertida en un verdadero punto de inflexión histórico. En 1990, el comercio mundial de bienes y servicios era 39% del PBI global, y en 2010 había trepado a 61%. Significa que entre 1960 y 2010, el comercio internacional de bienes creció 6.1% anual promedio, y a partir de 1990, los bienes y servicios crecieron 5.4% por año.

La causa de este boom, afirma el expositor, es el auge de China durante los últimos 35 años y la aparición de la República Popular y de la India a partir de 1991 en el comercio internacional. A partir de 1979, y durante tres décadas, la República Popular creció 9.9% anual promedio, y el comercio internacional, sumado exportaciones e importaciones aumentó 16.3% por año y la relación comercio internacional sobre PBI, que era 11.2% en 1978, trepó a 75% en 2010.

En un escenario ampliado, cabe decir que la región Asia-Pacífico es el espacio decisivo del crecimiento global, y representa 60% del PBI mundial y 50% del comercio internacional. A partir de 1991 (caída de la URSS/unificación del sistema), el comercio asiático de bienes se ha incrementado 300%, y la inversión extranjera directa (IED) de las empresas transnacionales en la región ha aumentado 400%.

El panorama es claro, asegura Castro, siendo la relación de dicha región con América Latina decisiva: el comercio Sur-Sur (Asia-América del Sur) crece 4 veces por encima del promedio mundial (el vínculo bilateral China- Brasil aumentó 54% en 2010).

Esta situación se extiende al resto de los países emergentes y lo decisivo en el mundo emergente es lo que sucede en Asia no japonesa. El expositor afirma que esta es la tendencia central de la época y es la que arrastra el crecimiento de la economía mundial en los próximos 10-20 años, quizá más. Esto no es un pronóstico, sino la identificación del hecho decisivo del presente.

Al finalizar la exposición, se dio lugar a una ronda de preguntas y debate entre los becarios. Se planteó cual sería el contexto regional y las perspectivas del comercio internacional 2014. Castro explicó lo siguiente:

  • Entre 2002 y 2007 las exportaciones totales en volumen de los países emergentes y en desarrollo crecieron 11.3% anual, pero entre junio de 2011 y abril de 2013 sólo aumentaron 3.5%.
  • La OMC prevé una tasa de crecimiento del comercio internacional (exportaciones + importaciones totales) del orden de 2.5% anual este año (cuando había previsto un aumento del 3.3%).
  • El comercio bilateral entre China/Asia y América Latina alcanzó a US$ 230.000 millones en 2011, que serían US$ 400.000 en 2017.
  • Significa que el comercio Sur/Sur era 28% del total del comercio internacional en 1995, y trepó a 40% en el 2012; ahora se ha desacelerado.

Otra de las preguntas se dio en torno al contexto nacional y la situación de Argentina en 2014. Castro afirma que la situación de la Argentina en términos macroeconómicos es extremadamente sólida, y lo será más en las próximas dos décadas porque la posición del país se funda en una tendencia global que recién se encuentra en su fase inicial (en los primeros 10 años). Es el supercíclo de los commodities o de las materias primas, por el cual a partir de 2000 la demanda crece muy por encima de la oferta. Es el resultado de la irrupción de China/India en el comercio internacional y es la tercera vez que ocurre en la historia del capitalismo. La Argentina es uno de los países más favorecidos por el nuevo contexto mundial que se ha revelado en plenitud en los últimos 5 años, en donde el eje del proceso de globalización ha pasado irreversiblemente de los países avanzados a los emergentes, de los cuales los tres principales son China, India y Brasil.

Concluye Castro argumentando que el ahorro mundial está en la búsqueda de mejores oportunidades de inversión, que son las que ofrece el crecimiento dos y tres veces mayor del mundo emergente sobre el avanzado, que además responde este año por 80% del crecimiento de la economía mundial; y los dos países del mundo emergente que reciben más capitales, incluyendo inversión extranjera directa del exterior (IED), son China y Brasil.

 

Volver

NG NG  

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Observatorio Sino-Argentino
Club de Ex Becarios Argentinos