Fundación Nuevas Generaciones  
 
 
Seguinos Facebook
Seguinos Twitter
Seminario del Dr. Pablo Garat

En el marco de del Programa Anual de Formación de Jóvenes Dirigentes Políticos 2014, dictado por la Fundación Nuevas Generaciones en cooperación internacional con la Fundación Hanns Seidel, se realizó el pasado lunes 10 de marzo el primer seminario del año. Estuvo a cargo del Dr. Pablo Garat, quien expuso acerca del sistema constitucional y federal argentino y sus principios fundamentales.

El Dr. Garat es abogado, Profesor titular de Derecho Constitucional y Derecho Constitucional Tributario (UCA); especialista en régimen federal; miembro del Comité Ejecutivo de la Asociación Argentina de Derecho Constitucional (2007-2009 y 2009-2011); Vicepresidente de la Comisión Federal de Impuestos (1997); asesor Jurídico en la Comisión de Coparticipación Federal del Senado de la Nación (1997-2004) y Presidente de Fundación Civilidad.

En primer lugar, el Dr. Garat realizó un repaso histórico para entender la organización política y administrativa de Argentina. Desde la revolución de Mayo de 1810; pasando por el proceso de formación de las provincias unidas del Río de la Plata y el surgimiento del Estado Nación; la Constitución de 1853, la organización nacional y el nacimiento de los municipios administrativos; la batalla de Pavón en 1861 como fin de la Confederación Argentina y nacimiento de la unificación del país, hasta el proceso de consolidación de la organización actual del Estado Federal Argentino.

Por todo ello, es que Garat aseguró que el régimen político de una nación consolidada como estado es el modo que se da esta como organización política, y tiene conexiones con la tradición histórica de los orígenes. En nuestro caso, Argentina cuenta con una república federal y presidencialista por razones históricas y no por la voluntad de las personas, es decir, tiene su fundamentación desde la época de la colonia. Así el régimen fue evolucionando de una monarquía a un sistema presidencialista.

El expositor quiso detenerse en la figura de los Cabildos en la historia argentina. “Muere un cabildo, nace una provincia” aseguró. Con el tiempo el cabildo se fue disolviendo sustituyéndose por la figura de los municipios. El objetivo permanente de los caudillos provinciales era asegurar la unidad, respetando el poder de las provincias y, en este caso, el régimen presidencial es el encargado de asegurar la unidad.

"El federalismo no es solo un principio de reordenamiento entre el gobierno central (Estado Nacional) y el gobierno local (las Provincias), sino que es el único modo que se encontró para respetar a las provincias.", explicó Garat.

Una vez puesto en funcionamiento el sistema presidencialista se considera que la reforma constitucional del 94 saldó una deuda histórica asegurando la autonomía municipal. También, en cuanto a la forma de gobierno, se quisieron limitar los excesos de poder del Poder Ejecutivo con la figura del Jefe de Gabinete de Ministros. Sin embargo, la concentración de la caja en el Poder Ejecutivo imposibilita abrir un sistema a la participación y representación.

Continuando su exposición, el Dr. Garat planteó una hipótesis de trabajo, señalando que el verdadero problema del funcionamiento del régimen político es el sistema electoral, el código electoral, que no fue resuelto lamentablemente en la reforma constitucional del 94. El Dr. Aseguró que no existe el federalismo electoral. El federalismo se encuentra quebrado y el hiperpresidencialismo no puede “curarse” por sí mismo. Así el país se encuentra enfermo de concentración de poder. La Constitución nacional actual no le otorga solución, aseguró el expositor.

Frente a este escenario, es necesaria una verdadera transformación de la sociedad y de las herramientas que poseemos.

Nombró 3 posibles soluciones concretas:

1) Una reforma electoral profunda: que exista democracia en la vida de los partidos; que los candidatos surjan de sus propias líneas; mayor capacitación, mayor compromiso, mayor transparencia. Se discutió acerca de las "primarias", dado que se planteó que deberían existir candidaturas independientes por circunscripciones e ir a elecciones municipales en tiempos distintos a las nacionales.

2) Boleta Única: dejar de implementar la lista sábana y velar por la transparencia en el voto y la relación con los representantes.

3) Separar el Tesoro del Poder Ejecutivo para generar mayor control del Estado Nacional.

El expositor resaltó la importancia de la inteligencia humana en la política. Afirmó que la inteligencia debe ser la guía de toda voluntad política y que esta requiere de una eficiente optimización de los recursos. Sin embargo, no se puede gobernar solamente desde la administración, es necesario fortalecer tres lazos vitales: los lazos familiares, los vecinales y los municipales. Es muy importante fortalecer la vida municipal sin descuidar la unidad del país. Es por ello, que el Dr. Garat afirmó que el régimen municipal es el componente fundamental del federalismo.

A su vez, planteó que lamentablemente existe una ruptura del tejido social y un problema sociológico que subyace al problema político. Para remediar esta situación, agregó, debe existir una verdadera trasformación social, ya que debería gobernar el político virtuoso y no el poderoso, pero obviamente que si el político posee ambas características, ¡mejor aún!

Hacia el final de la charla, se abrió un espacio de debate, preguntas y comentarios. Lo primero que plantearon fue la crisis de representatividad que existe en Argentina. Pareciera que los representantes son funcionales solamente a sus líderes políticos olvidándose de la ciudadanía a la cual representan. Pusieron en duda el rol de los partidos políticos ya que se consideran como meras fuerzas políticas en torno a figuras carismáticas, a fuertes liderazgos.

Como respuesta a este planteo, entre todos han coincidido en repensar algunas soluciones sobre la crisis de los partidos políticos: la generación de los jóvenes de 20 a 30 años será líder en el futuro y tiene una fuerte responsabilidad a la hora de tomar buenas y grandes decisiones. Es un deseo, casi un sueño el fortalecer a los partidos políticos desde afuera, dado que debe haber una profunda transformación en el seno de los mismos. Debería haber una verdadera reforma a la Ley de partidos políticos. Un claro ejemplo serían las elecciones internas obligatorias. Debe haber democracia interna de los partidos; los candidatos deben ser elegidos como los mejores de cada espacio político y deberían pasar al poder los más idóneos y no los que solamente dominan la mesa chica. En definitiva, los partidos políticos deben dar lugar a sus mejores candidatos.

Por último, con respecto a la propuesta de Garat sobre celebrar elecciones municipales en distinto momento de las nacionales, surgió el planteo de la desventaja financiera que esto acarrea para los partidos locales, chicos y “sin aparato”. No tendrían mucha chance de llegar a la gente si no es compartiendo elecciones con los candidatos nacionales de su mismo partido. Este planteo dio lugar a pensar nuevas herramientas que permitan darle una oportunidad a estos partidos, como por ejemplo la introducción de la boleta única, de manera que la impresión y distribución de boletas quede saldado.

Volver

NG NG  

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Observatorio Sino-Argentino
Club de Ex Becarios Argentinos