Fundación Nuevas Generaciones  
 
 
Seguinos Facebook
Seguinos Twitter
Seminario Sergio Berensztein

El 13 de junio del 2011 se llevó a cabo el quinto seminario del Programa Anual de Formación de Jóvenes Dirigentes Políticos, organizado por la Fundación Nuevas Generaciones en cooperación internacional con la Fundación Hanns Seidel. La exposición estuvo a cargo del Dr. Sergio Berensztein, Director de la consultora Poliarquía, Doctor en Ciencia Política  y Profesor de la Universidad Torcuato Di Tella.

En primer lugar, el expositor manifestó que si bien la Argentina adopta para su gobierno la forma representativa, republicana y federal, esto en la práctica no existe; no funciona de esa manera, ya que el poder está altamente concentrado en la figura presidencial. Puso énfasis en que la Argentina es una democracia endeble, que existe una hiperconcentración de autoridad e influencia en el presidente. Es por ello que tiembla la democracia plena y se tiende a la concentración del poder.

En la mayoría de los países democráticos que presentan una economía decreciente con default, caída del PB y aumento del déficit, la institución presidencial se convierte en una figura débil en donde se propicia la crisis de gobernabilidad. Mientras que en la situación inversa, con un economía creciente y superávit, el poder se concentra en el presidente existiendo un monopolio presidencial.

Con respecto al rol que tienen los medios de comunicación, Berensztein argumenta que lamentablemente los medios representan un ámbito de lucha y batallas de poder y que la producción mediática es muy codiciada.

Refiriéndose específicamente a la situación Argentina, indica que existe una debilidad político-institucional que se viene manifestando desde hace décadas. Dentro de este contexto surge lo que se llama el “Estado confiscador”: quiebra de derechos de propiedad, propiedad privada confiscada, hiperinflaciones, caso AFJP, entre otras. Es el Estado tomando posesión de lo privado.

Berensztein agrega que el Estado argentino es un estado bobo, inútil y muy grande, posee una burocracia ineficiente, que debe mentir todo el tiempo para mantenerse en el poder. Y que si el Estado estuviera bien administrado hasta sería un Estado barato.

A su vez, la situación institucional de la Argentina claramente tiene una raíz histórica: Alberdi piensa la Constitución de 1853 exiliado en Chile, con el objetivo de dar un orden político y rellenar algunos huecos políticos e institucionales, lo que se llamó la "Republica posible"; y con respecto a la figura presidencial se lo llamó la "monarquía de los 6 años". El gran problema fue que estas regulaciones nunca evolucionaron con el correr del tiempo, y tampoco fueron modificadas o derogadas. Si bien hoy en día por ejemplo el presidente es elegido por 4 años con un período de reelección, la lógica es la misma que en las épocas de Alberdi. La Constitución en este y en otros puntos no se ha actualizado a los tiempos modernos.

Por otro lado, el expositor manifestó que en la argentina no se aplica un sistema de partidos, sino una suma de individuos. Dio varios ejemplos como las presidencias de Roca, Irigoyen, P. Justo, Perón, Onganía, Videla, Alfonsín y Kirchner: todos tenían un gran objetivo el de quedarse en el poder.

Al finalizar el seminario, se dio lugar a preguntas y comentarios por parte de los jóvenes. Una de ellas fue cuales serían las primeras acciones a realizar para mejorar nuestro sistema institucional. A lo cual Berensztein propuso una idea muy interesante: la creación de una oficina de presupuesto del Congreso Nacional, con el objetivo de supervisar al detalle los gastos del gobierno nacional.

Uno de los jóvenes comentó acerca de la ausencia de reglas y el desacato a la autoridad del Estado por parte de los argentinos en general. Se agregó que si los propio partidos no respetan normas, como se podrá pretender que los políticos electos cumplan con aquellas una vez que llegan al poder.

Por último, una de las intervenciones ha tenido que ver con el interrogante de si el día de mañana el ciudadano exigirá una mayor definición ideológica por parte de los partidos políticos. La realidad, enfatizó Berensztein, es que los argentinos estamos viviendo un estrés postraumático, aferrados a hacer cualquier cosa con tal de no perder nuestro trabajo. No queremos mirar hacia el exterior, solo nos miramos a nosotros mismos; es por ello que el expositor no cree que por el momento nos importen mucho las ideologías.

Volver

NG NG  

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Observatorio Sino-Argentino
Club de Ex Becarios Argentinos