Fundación Nuevas Generaciones Club de Ex Becarios Argentinos
 
 
 
 
Opinión

El desafío de los pueblos del mundo: el medio ambiente

Por Andrés Alberto Vallone

Publicado en “Reflexiones Políticas II”, diciembre de 2012

Nos encontramos viviendo una realidad que inexorablemente nos hace tomar conciencia. Conciencia de que si no cuidamos lo que nos ha sustentado siempre, perderemos lo poco que nos queda para vivir sana y saludablemente. Mucho se ha hablado del medio ambiente y de la ecología. ¿Realmente estamos conscientes de ello? ¿Realmente nos damos cuenta que cada acción, en cada momento, es una decisión a favor o en contra de la sostenibilidad de nuestro planeta?

El cambio climático y la contaminación ambiental, es un problema global de solución local.

Y la misión que nos toca a los dirigentes, a los políticos, a quienes tenemos el poder del pueblo representándolo, es muchísimo mayor. Ya que las decisiones macro que se toman influyen sobre una generalidad, sobre un marco espacial mucho mayor, por lo que se debe responder a la altura de las circunstancias tomando las decisiones correctas.

Quizás parece que surgió ahora el medio ambiente. Quizás para algunos, aún no sea un tema creíble, o sea un tema de discurso de los políticos. Pero basta con ver los cambios climáticos, los excesos de calor, el achicamiento de las estaciones, el descongelamiento de los glaciares, etc., para darse cuenta de que realmente estamos experimentando gravísimos cambios estructurales respecto al medio ambiente. Pero es un tema que ya los visionarios lo preveían. Es así que el entonces Presidente de la Nación Juan Domingo Perón, incluyó dentro de importantes discursos, el tema ecológico desde una perspectiva global y de las naciones en su conjunto. Incluía al ser humano, que ya no podía ser concebido independientemente del medio ambiente que él mismo había creado. Por lo que excede lo político, lo ideológico o lo partidario, para colocarse ya dentro de la esfera de las relaciones de la humanidad con la naturaleza.

Y es esto que ya se decía hace unos cuarenta años, lo que debe motivar a la toma de conciencia. Porque descuidar la tierra, que es la casa que nos alberga, va a producir que la misma naturaleza siga reaccionando como ya lo viene haciendo, con el riesgo de quedarnos sin los recursos necesarios para la vida.

Son esos recursos los que se agotan si no tomamos las medidas necesarias para cuidarlos.

Perón, en aquel discurso en Madrid, el 21 de febrero de 1972, ya mencionaba varios puntos a tener en cuenta, como la convivencia biológica dentro de la humanidad, y entre la humanidad y el resto de la naturaleza; el derecho al uso, por parte de las naciones, de los recursos naturales pero con la obligación de exigir a sus ciudadanos el cuidado y utilización racional de los mismos; nuevos modelos de producción, consumo, organización y desarrollo tecnológico que, al mismo tiempo que den prioridad a la satisfacción de las necesidades esenciales del ser humano, racionalicen el consumo de recursos naturales y disminuyan al mínimo posible la contaminación ambiental.

Cada Nación debe propender al cuidado medio ambiental, a la toma de conciencia, a la enseñanza y formación de líderes ambientalistas. Cada región, estado provincial, y fundamentalmente los municipios, deben ser los máximos interesados en la protección de los derechos esenciales para una vida plena y saludable. Dentro del contexto nacional de nuestra República Argentina, la provincia de San Luis se ha destacado por llevar adelante los acuerdos internacionales en la materia como la Agenda 21 entre otros. Cuenta con el Ministerio de Medio Ambiente que es representativo en las organizaciones ambientalistas gubernamentales. Y en este contexto, la Ciudad de Juana Koslay, denominada Ciudad Verde por la implementación de políticas en este sentido, tiene al medio ambiente como política de Estado. Pensando desde la concientización a los niños, se desarrollan acciones que hacen a la sustentabilidad en el tiempo, para que, cuidando nuestro presente podamos tener un futuro sano y vital. Legislación que regula el uso racional del agua, los ruidos molestos, la disminución y eliminación del uso de la bolsa plástica, la inauguración de un vivero municipal que realiza y enseña compostaje, la forestación a fin de disminuir la huella de carbono logrando el Balance Cero, la creación de la Secretaría de Medio Ambiente, la entrega de cestos clasificadores de residuos en las instituciones educativas son algunas de las políticas y acciones que se llevan adelante con el compromiso de cuidar nuestro planeta, desde nuestro planeta particular, como es la ciudad en la que cada uno habita. A esto se suman las acciones que complementan una calidad de vida para los habitantes como son las actividades físicas, capacitaciones en alimentación, campañas de prevención de enfermedades, etc.

Unidos nos encontramos al pensamiento filosófico del General Perón, que desde aquella época pedía a las Naciones y Pueblos del mundo obrasen con conciencia, ya que la marcha suicida que la humanidad ha emprendido a través de la contaminación del medio ambiente y la biosfera, la dilapidación de los recursos naturales, el crecimiento sin freno de la población y la sobre-estimación de la tecnología, hacen necesarios revertir de inmediato la dirección de esta marcha, a través de una acción mancomunada de todos, que se transformará en acción a través de los dirigentes políticos.

Conscientes de que igualmente se avanza en el desarrollo y el progreso, y este no se detendrá, hay que apoyar el mismo pero desde la visión de la protección de la naturaleza. En la provincia de San Luis, este avance regulado del progreso se ha denominado “Tratado de Paz entre Progreso y Medio Ambiente”, y que en la Ciudad de Juana Koslay hemos hecho otro avance más con la creación del 1º Código Ambiental de la provincia, el cual ya se está implementando.

La “justicia social ambiental” se logra manteniendo un ambiente limpio, sano, equilibrado ambientalmente, con servicios que lleguen a todos sin afectar los derechos de nadie, y ayudando desde la institución pública a incluir a los habitantes en un hábitat con igual y cada vez mejor calidad de vida. La unión de la justicia social y el ecologismo supone ver a los seres humanos no como seres aparte sino como parte integral del verdadero medio ambiente.

La “independencia económica ambiental”, nos da la posibilidad de proveer a cada ser humano de las oportunidades para adquirir conocimientos, valores y actitudes que les permitan modificar sus patrones de comportamiento para proteger y mejorar su ambiente. 

La “soberanía política ambiental” implica su ejercicio pleno, asumiendo el cuidado del ecosistema natural. Y dentro del ejercicio de la soberanía política, estamos decididos a avanzar en la defensa de los derechos ambientales, es así que hemos planteado y se encuentra en estudio la creación de la Defensoría Ambiental.

Convencido de que no se puede realizar una construcción social basada en un mundo viciado desde la persona que es la que produce la contaminación ambiental, se deben crear espacios propicios para la concientización, especialmente desde los niños que son en esta época, los nativos ambientalistas. A partir de ellos, el compromiso de los dirigentes deberá ir en aumento para llegar más a fondo a cada hogar para lograr el compromiso de cada vecino, de cada habitante de  un estado, a fin de hacer realidad el cuidado y preservación de nuestro medio ambiente.

No pretendamos cuidar el futuro. Cuidemos el presente de nuestra tierra, con inclusión y justicia social, para disfrutar, o que lo puedan disfrutar las generaciones venideras. No pretendamos salvar el planeta todo. Cuidemos el planeta, nuestro pequeño planeta, donde vivimos cada día.
La transformación como hemos dicho, la realizarán los dirigentes tomando las decisiones correctas, pero debe ser acompañado de la participación de todos y cada uno de los habitantes.

Para terminar quiero traer a la memoria una frase del General Juan Domingo Perón: “La Humanidad debe ponerse en pie de guerra en defensa de sí misma, y en esta tarea gigantesca nadie puede quedarse con los brazos cruzados.”

Que la solidaridad ambiental sea nuestro lema, y las tres banderas del justicialismo nuestra guía, en pos de conservar la vida, que es lo más preciado que tenemos.

Volver

NG NG  
 

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Seguinos Facebook Seguinos Twitter