Fundación Nuevas Generaciones Club de Ex Becarios Argentinos
 
 
 
 
Opinión

Hacia un sistema educativo que dé respuesta a nuestra polarización social y económica.

Por Alejandro M. De Oto Gilotaux

Publicado en “Reflexiones Políticas I”, diciembre de 2011

La finalidad de la educación es el desarrollo de las potencialidades de la persona.  Desarrollo que le debe permitir relacionarse bien con los demás (tener hábitos sociales), adquirir una capacidad intelectual adecuada (hábitos intelectuales), la capacidad para hacer las cosas bien (virtudes operativas), el anhelo de trascender a lo meramente material (virtudes trascendentes) y la posibilidad de ser independiente psicológica y económicamente.  La educación así entendida no es meramente instrucción, adquisición de contenidos que hoy se encuentran en cualquier base de datos sino que, además de enseñar contenidos, es necesario el desarrollo de virtudes humanas que hagan de esa persona una mejor persona y en su mayoría de edad, un mejor ciudadano. 

La finalidad de la política educativa es la de generar las condiciones de educabilidad para que todas las personas se desarrollen, es decir, que sean educadas.  En nuestro país y en general en América Latina, los alumnos comienzan sus estudios primarios condicionados y muchas veces determinados por las condiciones sociales en las que viven.  Los niños que nacieron en hogares de bajos recursos económicos ingresan a primer grado expuestos a distintas circunstancias adversas. En cambio, aquellos que nacen en hogares cuyas familias son de clase media y alta, concurren a centros educativos desde pequeños, lo que mejora su estimulación, cuentan con estabilidad económica, condiciones habitacionales dignas, están mejor alimentados y el estudio en su seno familiar sigue siendo un valor, por lo que se sostiene al menos hasta la finalización del Secundaria, y cada vez más a niveles superiores.  

La política educativa debe velar para que la totalidad de los niños de nuestro país cuenten con las condiciones necesarias para recibir educación.  Mediante distintas políticas debería lograr que la polarización social y económica que es cada vez mayor no afecte las posibilidades de desarrollo de todos los niños.  Al estar inmersos en una realidad tan polarizada, la política debe dar respuesta a ambas, ni focalizar en los que menos tienen para no bajar la calidad general del sistema ni focalizar en los que más tienen pues se convierte en una educación expulsiva del sistema educativo.  

Las condiciones de educabilidad a las que hacemos referencia son necesarias aunque no suficientes para que el alumno aprenda.  Algunas de ellas tienen que ver con el entorno familiar,  otras con el entorno escolar y otras con el entorno social.  Entre las primeras encontramos la posibilidad de que el niño se desenvuelva en una familia que pueda contenerlo, alimentarlo y estimularlo adecuadamente.  Entre las condiciones relacionadas con lo escolar encontramos la capacitación docente, la estructura edilicia y los recursos con los que cuentan los maestros para enseñar.  La escuela, como institución que colabora en la movilidad social, debe ser un modelo edilicio y de recursos para sus alumnos que muchas veces no encontrarán en sus hogares.  Las condiciones de educabilidad a nivel social, tienen que ver con el valor que se otorga a la educación y por el respeto de todos los actores sociales por la educación.  Los gremios tienen una responsabilidad muy importante en este sentido, pues por cada día de paro se pierde nivel educativo y con estas medidas, sin duda alguna siempre se perjudican las escuelas más humildes.  No se trata de ir contra el derecho de reclamar de los docentes, sino de que el Estado procure garantizar los días de clases que indica la ley.

En la actualidad la tendencia es mirar cada realidad en forma integral, no como compartimientos estancos, sino unida a los distintos hechos y circunstancias que influyen en ella.  La educación sin lugar a dudas es una de esas realidades a las que se debe prestar atención de manera integral.  El ministerio de esa área debería trabajar unido a los ministerios de las áreas que tienen relación con lo educativo y que son quienes deben velar por las condiciones de educabilidad a las que hacíamos referencia.

Sin conexión entre Salud, Desarrollo Social, Seguridad, Trabajo y Producción, Economía, Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva el  sistema educativo nunca explotará toda su potencialidad.  

En educación una de las claves para la mejora continua es la evaluación, y ésta debe responder a un modelo.  Muchas veces asumimos exámenes realizados para otros contextos sociales lo que hace que el instrumento que se aplica a los alumnos carezca de validez.  La evaluación en educación debe responder a los objetivos de cada sistema educativo.  Y en el marco de una mirada integral, debe apuntar a los contenidos pero no solo a ellos, sino también a las condiciones de educabilidad con el fin de que el Estado pueda compensar allí donde hay déficit. ¿De qué nos sirve saber que los alumnos de las escuelas más carenciadas de nuestro país están últimos en el ranking PISA? ¿Qué acciones concretas puede tomar un gobierno después de obtener esa información?  Realmente poco. Como el problema de la educación en el 50% de la población de nuestro país es un problema de condiciones previas, allí es donde podemos y tenemos que decidir, modificar y compensar situaciones y realidades con el fin de que todos los alumnos lleguen a obtener una educación adecuada a sus necesidades y a lo que nuestro país necesita para crecer. 

Volver

NG NG  
 

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Seguinos Facebook Seguinos Twitter