Fundación Nuevas Generaciones Club de Ex Becarios Argentinos
 
 
 
 
Opinión

Prohibido el ingreso…colegio tomado

Por María Obiglio

Publicado en marzo de 2010

Los porteños estamos conviviendo desde más de un mes semanas con escuelas del GCBA tomadas por sus alumnos. Todo comenzó el martes 17 de Agosto cuando los estudiantes de la escuela Mariano Acosta decidieron apoderarse del edificio argumentando la falta de respuesta a sus pedidos por parte del Gobierno. Con el correr de los días se fueron sumando diferentes instituciones hasta alcanzar el número de 28 secundarios tomados (según la versión de los jóvenes - número que para el Ministerio de Educación se elevaría sólo hasta 23).

Los adolescentes sostienen que el Gobierno de la Ciudad no ha cumplido con lo prometido. No han llevado a cabo obras de infraestructura previstas para este y años anteriores y es por ello, según afirman los delegados de cada institución, las escuelas “se caen a pedazos”. También suman a sus reclamos “viandas” y becas.

Cuando estos jóvenes se expresan, admiten que estos conflictos llevan ya más de 10 años, por lo cual no se trata de un problema sólo de la gestión “Macrista”, sino de una dificultad mucho mayor que tiene este país, que es la de la distribución del dinero para cuestiones básicas de la sociedad, como es la educación. Sin embargo, no se debe pasar por alto la falla que tuvo el Ministerio de Educación de la Ciudad en relación a este tema.

Una de las promesas de campaña de Mauricio Macri fue trabajar sobre la educación y los problemas edilicios de cada una de las escuelas. Problemas que, según lo prometido por su gabinete, se solucionarían en los primeros meses de gestión. A casi tres años de mandato, muchas de las escuelas porteñas no han sido remodeladas, y un gran número permanece aún sin gas.

Si bien el actual Ministro de Educación Porteño, Esteban Bullrich, ha accedido finalmente a reunirse con representantes de las escuelas, este gesto no les resulta suficiente a los alumnos y es por ese motivo que no levantarán la medida de fuerza hasta tener certeza de que los arreglos serán realizados. Este destrato del que son víctimas los adolescentes los ha motivado a protestar, tomando los edificios y cortando calles; violando en consecuencia todo tipo de leyes y normativas nacionales y locales.

Frente a esta situación yo me pregunto ¿porqué permitirles a estos estudiantes semejante comportamiento? Considero que la escuela no debe enseñar solamente temas curriculares, sino también la manera en que uno debe hacer valer y respetar sus derechos. Sin embargo, el tomar una institución por la fuerza no educa a nadie. Por el contrario, gran mal ejemplo se le está brindando a los más jóvenes, que lo único que pueden aprender de esto es que cuando uno no está de acuerdo con algo debe manifestarse aunque ello implique ir en contra de la Ley. Porque bien claro lo expresa el Código penal en su artículo 181 en relación al tema de la usurpación. Basándonos en esto último no hay discusión alguna frente a la idea de que la conducta de estos adolescentes es antijurídica, reprochable y, en el caso de la mayoría, inimputable por minoría de edad.

Por el otro lado, el Gobierno porteño también brinda un mal ejemplo al no cumplir con sus promesas de campaña y dejando en un segundo plano la educación, base de cualquier sociedad.

 Las leyes y obligaciones de cada sector establecen un orden social y le permiten a una sociedad convivir de manera más armoniosa. Sin embargo, cuando ellas se exceden, lo único que prima es el desorden y el caos. Caos educativo que reina en nuestra Capital Federal desde hace más de 20 días.

Volver

NG NG  
 

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Seguinos Facebook Seguinos Twitter