Fundación Nuevas Generaciones Club de Ex Becarios Argentinos
 
 
 
 
Opinión

Inseguridad: ¿Con qué la relacionamos?

Por Antonella Mancino

Publicado en marzo de 2010

La lucha contra la inseguridad es la principal demanda de los ciudadanos a sus gobernantes. No sólo los hechos delictuosos han crecido exponencialmente en las grandes ciudades de nuestro país, sino que han aparecido crímenes en ciudades tradicionalmente calificadas como “seguras”. Es necesario solucionar esta problemática que afecta a todo el país y para ello será necesario comprender por qué existe este fenómeno o al menos entender con qué variables podemos relacionarla.

La creciente inseguridad se refleja en un aumento persistente de hechos delictuosos por habitante en cada una de las provincias argentinas. Los mismos son diversos y abarcan crímenes contra las personas, integridad sexual y honor, libertad, propiedad, estado y estado civil. La tasa de crecimiento promedio de hechos delictuosos a nivel provincial supera el 100% anual en ésta última década, alcanzando un ratio promedio de 0.4 crímenes por habitante. Según los últimos números del Ministerio de Justicia, Capital Federal, Neuquén, Mendoza y Santa Cruz encabezan la lista de hechos delictuosos por habitante; mientras que La Rioja, Tucumán y Buenos Aires figuran como las provincias con menos crímenes en relación a su población. Es interesante remarcar que las provincias patagónicas tienen el mayor promedio de delitos aún cuando el gasto en seguridad por habitante se encuentra entre los mayores del país. Esto implica que el mayor gasto en el sur argentino, sea a través de más policías en la calle, aumento de encarcelamientos, entre otros, no tuvo influencia significativa sobre la inseguridad; en otras palabras el gasto estuvo definitivamente mal direccionado. Consecuentemente, lo importante es la eficiencia del gasto en seguridad y no necesariamente la cantidad; es por ello que el simple hecho de aumentar el número de policías sin mejorar estrategias puede no ser la mejor solución.

Desde la teoría del comportamiento se argumenta que las personas responden a incentivos a la hora de cometer delitos, así es como eligen por un trabajo u otro evaluando salario, ambiente laboral, entre otros. El análisis implica que el crimen aumentará cuando sea más difícil conseguir empleo en el sector formal de la economía, debido quizás a una alta tasa de desempleo, bajas tasas de crecimiento o porque el mercado laboral no demanda individuos con bajas tasas de educación. Analizando el panorama provincial del último año, la Capital Federal tiene el mayor producto bruto geográfico per cápita seguido por Santa Cruz y Tierra del Fuego. Nuevamente las provincias más ricas figuran entre las más inseguras, con lo cual queda acreditado que la mayor actividad económica no necesariamente se traduce en menor inseguridad ya que depende finalmente de la distribución del ingreso vigente.

La correlación entre desempleo e inseguridad resulta cercana al 10%, por lo que a priori ésta relación no es lo suficientemente fuerte. Las provincias con menores tasas de empleo son Salta, Buenos Aires y Catamarca, que se ubican en el promedio nacional en términos de crímenes por habitante.

La educación es comúnmente planteada como una solución a esta problemática ya que mayores niveles de educación no sólo permiten acceder más fácilmente al mercado laboral sino que también colabora introduciendo incentivos morales para no delinquir. Actualmente, Formosa, Misiones y Santiago del Estero son las provincias con mayor tasa de matriculación y efectivamente se encuentran en lo último del ranking de crímenes por habitante; mientras que la Ciudad de Buenos Aires tiene la menor tasa de matriculación y encabeza la lista de jurisdicciones inseguras.

Dado éste panorama, el gasto eficiente en seguridad complementado con mejor educación y mayor acceso al mercado laboral parecen ser la solución para la problemática que afecta al país. A su vez, políticas de distribución de la riqueza como subsidios y asignaciones pueden ayudar a terminar con el crimen en un proceso de crecimiento. Es importante recalcar que las buenas políticas se lograrán si existe previamente un estudio exhaustivo del comportamiento de la sociedad argentina.

Para concluir, es urgente plantear la solución a la creciente inseguridad que ha surgido en el país en la última década. Sea vía más educación y acceso a servicios esenciales, mayor distribución del ingreso, mayor acceso al mercado laboral o mayor gasto en seguridad, es esencial medir la efectividad, es decir, el verdadero efecto que cada política pueda tener en la inseguridad de manera de asegurar la declinación en el crimen.

Volver

NG NG  
 

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Seguinos Facebook Seguinos Twitter