Fundación Nuevas Generaciones Club de Ex Becarios Argentinos
 
 
 
 
Opinión

La libertad de Prensa

Por Humberto Toledo

Publicado en febrero de 2010

“Cuando teníamos todas las radios en contra ganamos limpiamente las elecciones, cuando estaban de nuestro lado nos echaron del gobierno “ (Peron)

La historia de la libertad de prensa esta asociada a la batalla permanente por  la democratización del poder . Es un reclamo sostenido de los intereses populares frente a la concentración autoritaria, monárquica, dictatorial de los regímenes concentrados . La independencia de la prensa es un perfecto observatorio de la calidad de los gobiernos, permite rápidamente visualizar hasta donde llega el respeto por las formas mas modernas de las democracias . Prensa y poder político se asocian con respeto en las democracias de los partidos políticos, con gobiernos limitados temporalmente por el sufragio universal . Por el contrario la concentración de facultades institucionales en un partido único sin división de poderes hace de la libertad de prensa el primer enemigo y busca impedir por todos los medios la circulación de noticias emanadas de cualquier emisor mas allá del formato que presenten.

La libertad de prensa se ha convertido en un símbolo “generalizado” en el sentido que le otorga Kelsen a los actores de identidad difusa , potentes en la configuración social. No se trata de una definición, no existe el “sujeto” con perfil propio, es en verdad un  concepto que ha ganado en la historia la calidad de permanente por la decisión de los protagonistas de las transformaciones sociales . Los Padres Fundadores en nuestro país comprendieron a fondo la cuestión de la libertad de prensa y de inmediato se convirtieron en protagonistas de la palabra impresa para la divulgación de sus ideas . Mitre con La Nación, Urquiza con diarios como El Nacional , otros también de renombre y en épocas mas modernas imposibles de no citar como Cesar Jaroslavsky, motor del diario La Mañana de Victoria – Entre Rios – que algunos erróneamente le asignaban la propiedad del periódico.

Una diferencia bien clara entre los regímenes autoritarios y las democracias de los partidos políticos la establece la vigencia de la libertad de prensa . Florecen en las democracias las fuientes informativas –diario, revistas, agencias noticiosas, televisión, radios, etc – creando un enorme espacio de circulación de ideas sobre la marcha de la vida cotidiana de la población . Alli donde la democracia se expresa con mayor vigor se puede encontrar mas respeto ciudadano por la libertad de prensa . En la Argentina cuando las instituciones de la democracia decaen, ingresan en el mundo de las sombras, la prensa se convierte en un punto de referencia de los ciudadanos y no resulta casual entonces que la sociedad privilegie la imagen del periodista por sobre la del  político.

Por el contrario la característica mas destacada de los regímenes autoritarios y dictatoriales lo constituye la restricción – en sus mas variadas formas – a la libertad de prensa . Los países que formaron parte del colectivo denominado Tercer Mundo tenían como uno de sus enemigos principales a la libertad de prensa y particularmente a los periodistas independientes . En la Libia de Gadafi no ingresaba ni siquiera una maquina de escribir , en Cuba pretender difundir una noticia que escape al control oficial se paga con la cárcel . El avance del mundo esta terminando con  este resabio que castiga a la población donde se ejerce, siempre desde el poder político . En los países islámicos la libertad de prensa todavía es una batalla del progreso

Por otra parte tanto el sistema jurídico-institucional inter-americano ha recogido como también la OEA la defensa irrestricta de la libertad de prensa a tal punto que el capítulo de derechos humanos de la Corte Interamericana especifica que los gobiernos no pueden intervenir en la distribución de papel para diarios. El Congreso argentino ha incorporado estas recomendaciones.

En 1991, la UNESCO elaboró la resolución "Fomento de la libertad de prensa en el mundo" en la que reconoce que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática.  La libertad de prensa, conviene resaltarlo, no es un privilegio de los periodistas, tampoco de las empresas, es un derecho de los pueblos a contar con información variada, plural y elegir en consecuencia.

Los antecedentes mas valiosos de autores e instituciones que analizaron el problema de la libertad de prensa y su correlato la libertad de expresión han tenido variados exponentes, como el comentario que se reproduce de Voltaire que enlaza el poder político con el libro: “No vencieron los libros a Roma, no; fue vencida porque indignó a Europa con sus rapiñas; porque vendió públicamente las indulgencias; porque insultaba a los hombres queriéndolos dirigir como animales domésticos; porque: abusó tan excesivamente del poder, que debe sorprendernos que domine todavía en una sola aldea. Ese resultado no se debe a los libros: lo consiguieron Enrique VIII, Isabel, el duque de Sajonia, el landgrave de Hesse, los príncipes de Orange, los Condé y los .Coligny. Las trompetas nunca han ganado las batallas, y no han hecho caer más murallas que las de Jericó”. Voltaire ( François Marie Arouet 1694-1778)

Alexis de Tocqueville en la obra La Democracia en America se sintió también admirado por la relación de la prensa con el poder, y asi lo expresaba: “Confieso que yo no siento por la libertad de prensa ese amor rotundo e instantáneo que se concede a las cosas soberanamente buenas por naturaleza. La amo por la consideración de los males que impide mucho más que por los bienes que aporta. En algunas naciones que se tienen por libres, todo agente del poder puede violar la ley impunemente sin que la Constitución del país otorgue a los oprimidos el derecho de quejarse ante la justicia. En estos pueblos, la independencia de la prensa no debe ser considerada como una garantía más, sino como la única garantía que queda de la libertad y de la seguridad de los ciudadanos. En materia de prensa no hay, pues, término medio entre la servidumbre y la licencia. La soberanía del pueblo y la libertad de prensa son, pues, dos cosas enteramente correlativas; la censura y el sufragio universal son por el contrario dos cosas que se contradicen. En los Estados Unidos, cada periódico tiene individualmente poco poder; pero la prensa periódica es, a pesar de todo, el primer poder después del pueblo.”

En la España de las Cortes de Cadiz, forzando la historia para abrir paso a la modernidad, comenzaba también un enérgico reclamo por la libertad de prensa, como lo refleja el historiador Emilio Laparra Lopez en Las Cortes de Cádiz, de esta manera: “El interés por la supresión de la censura previa para todo tipo de impresos se generalizó en 1809-10. Explican este fenómeno las razones antes apuntadas derivadas de la nueva situación política y del cambio de mentalidad operado en un buen sector de los intelectuales españoles. En esos años se producen muy diversas manifestaciones en pro de la libertad de escribir. Unas veces consisten en proyectos o peticiones dirigidas a las nuevas autoridades (tal es el caso de los escritos de Flórez Estrada, Calvo de Rozas, José Isidoro Morales, Antillón...); otras son llamamientos a la opinión pública realizados mediante folletos o la prensa periódica, algunos de cuyos representantes, como El Conciso y El Semanario Patriótico dirigido por Quintana, llevan a cabo, en especial durante 1810, una auténtica campaña propagandística en favor de la prensa libre”.

El filosofo Karl Popper, una autoridad en materia de análisis moral de la política y las formas de la democracia, realizo uno aporte significativo en el mismo terreno En una entrevista que se le hiciera a Karl Popper en la revista inglesa Encounter (Vol. 38 Nº 5, mayo de 1972), y que llevaba por título “Sobre la razón y la sociedad abierta”, Popper cita dos rasgos característicos de una sociedad abierta: “En primer lugar, no sólo debe ser posible el debate libre, y en especial la discusión sobre la conveniencia o inconveniencia de las decisiones gubernamentales, sino que este debate sea capaz de ejercer una influencia real en la política. En segundo lugar, deben existir instituciones destinadas a proteger la libertad, así como también a los ciudadanos más pobres y débiles. En una sociedad abierta el Estado no sólo debe amparar a los ciudadanos de toda violencia física, sino también del abuso que pueda ejercerse mediante la fuerza económica. Para esto último, se deben diseñar instituciones sociopolíticas que protejan a los más débiles, desde el punto de vista económico, de los más fuertes y poderosos”.

En esta misma entrevista, Popper señala enfáticamente la relevancia fundamental que tiene, para la apertura de una sociedad, la existencia garantizada de la libertad de la palabra o de prensa, así como la existencia de una oposición política influyente y racional.

Entre los numerosos trabajos que involucraron a la justicia en la defensa del autor, es decir, en defensa de la libertad de prensa, extraigo la sentencia de la Suprema Corte de Justicia de Mexico enero de 2006, sobre un poema de Samuel Witz publicado en la prensa local considerado ofensivo a la bandera nacional y demandado al efecto: “De los argumentos desarrollados se desprende, en conclusión, que el Artículo 191 del Código Penal Federal ha de considerarse violatorio de la libertad constitucional de expresar ideas y escribir y publicar escritos sobre cualquier materia. Dicho precepto posibilita la sanción de conductas que no pueden relacionarse con la necesidad de evitar perturbaciones al orden o a la paz pública, ni de evitar que la gente incite a la comisión de delitos, ni con la necesidad de proteger la moral y los derechos de terceros. La pretensión del legislador de imponer, mediante un instrumento que en un Estado democrático es siempre de ultima ratio —el derecho penal—, significados simbólicos ligados esencialmente a las convicciones políticas de los individuos, desconoce la libertad fundamental de expresar ideas que en dicho ámbito les atribuye la Constitución Federal. Por todo ello, estamos en contra de la resolución apoyada por la mayoría de la Sala. Lo que nos correspondía determinar, como Primera Sala de la Suprema Corte, no podemos olvidarlo, no es si el señor Witz escribió un buen poema o uno malo, o si nosotros diríamos de la bandera nacional lo mismo que él dice. Lo que nos competía determinar es aquello que una persona tiene derecho a decir en México sin sufrir una persecución penal que lo marca de por vida y que lo puede llevar incluso a la cárcel. Lo que nos correspondía, en definitiva, era garantizar el ámbito de protección de un derecho fundamental y emitir una resolución que diera plena operatividad práctica a lo que nuestra Constitución establece, otorgando plena vigencia a los derechos civiles de los ciudadanos, elemento sobre el cual debe apoyarse la construcción de la democracia que nuestra Constitución prevé. Ello nos obligaba a amparar al quejoso contra el Artículo 191 del Código Penal Federal, como medida imprescindible para salvaguardar el núcleo de su derecho a expresarse libremente en nuestro país, y a difundir las propias ideas mediante la publicación de escritos. [...]”.

Finalmente, como valioso anecedente de lois expresado, cabe insertar la decisión final de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1948, donde dice en su art 19: “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión".

El peronismo tiene una larga historia de enfrentamientos con la prensa, que finalmente Perón sintetizo en la frase del comienzo de este trabajo . Es que desde  los primeros momentos de su primer gobierno hasta el drástico cambio de rumbo – en todo sentido – de la segunda presidencia y finalmente la etapa final del tercer periodo, Perón dejó constancia de su respeto por la actividad de la prensa independiente . Las numerosas visitas a la sala de periodistas de la casa de gobierno, los numerosos reportajes con la prensa nacional y extranjera constituyen la historia verdadera de su posición, respetuosa y sobre todo comprendiendo las reglas de juego de las democracias representativas  respeto del papel del periodismo . Las reuniones diarias con Emilio Abras de la agencia de noticias Efe y con Armando Puente de la agencia France Presse en Puerta de Hierro durante su exilio en Madrid contribuyen de manera significativa a ratificar el respeto y la atención que Peron le otorgaba a la prensa independiente. La historia de aquellos encuentros que todavía no se ha escrito encierran verdaderos capítulos históricos del pensamiento de Peron en el periodo previo a su regreso definitivo a la Argentina.

Despues de la muerte de Peron el peronismo se alejo en el terreno de las relaciones entre el poder político y la prensa del pensamiento del general ( también en otros terrenos, pero que no son objeto del estudio de esta mononografia ) . Volvieron las reacciones negativas al periodismo no oficialista, ocupación violenta de los canales de televisión, cierre ilegal de diarios y revistas opositoras, es decir, todo lo que repudiaba Peron cuando insistia en todo momento que “dentro de la ley todo, fuera de la ley nada “ , anticipando un panorama de violencia que abrió paso a la dictadura militar de 1976.

El peronismo tiene la obligación de retomar  las enseñanzas de Peron ratificando una posición de absoluto respeto por la libertad de prensa y no solamente en el  campo del poder político y el periodismo, un lugar de tensión permanente en  la actividad de las democracias de partidos políticos . Lamentablemente, el sector que se reclama peronista actualmente en el gobierno ( el matrimonio Kirchner ) ha vuelto a las peores practicas haciendo de la prensa el enemigo frontal del gobierno en lugar de dedicarse a combatir la pobreza, la indigencia y la inseguridad , la baja calidad de la educación publica, la corrupción que envuelve a todo el oficialismo, el aumento de precios internos que castiga a la población y la pésima imagen internacional que castiga al país.

Volver

NG NG  
 

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Seguinos Facebook Seguinos Twitter