Fundación Nuevas Generaciones Club de Ex Becarios Argentinos
 
 
 
 
Opinión

Las fallas de las políticas asistenciales para reducir la pobreza

Por Marcos Hilding Ohlsson

Publicado en “Reflexiones Políticas III”. Diciembre de 2013

En los últimos años aumentó el gasto público consolidado en Argentina, pasando del 31% del PIB, en promedio, en los ‘90 al 43,2% en 2009 (1). Ha crecido tanto a nivel del Gobierno Nacional, como de los provinciales y municipales. Uno de los rubros de mayor crecimiento es ha sido el gasto social, que representaba algo menos del 40% del gasto total en 1982 y fue aumentando hasta alcanzar el 67,5% en el 2010, para luego fluctuar alrededor del 65% hasta la actualidad (2).
Sin embargo, ese incremento no se ha hecho en base a una planificación estratégica, con medición y evaluación del gasto y del impacto que tiene sobre las familias o, si ha sido el resultado de una sumatoria de distintos planes, programas y subsidios otorgados por distintos ministerios y secretarías dentro de los tres niveles de gobierno, a lo que se suman las pensiones otorgadas directamente por senadores, diputados y concejales, sin una coordinación realizada en base a un plan estratégico.
Salvo excepciones, los planes sociales no debieran transformarse en muletas que acompañen a las familias durante toda su vida sino, en paliativos frente a un momento de crisis que incluyan planes de reentrenamiento para que cada familia logre auto-sustentarse. Consideramos que los planes sociales demuestran que han funcionado cuando dejan de ser necesarios, excepto en casos de invalidez para trabajar.

La falta de coordinación de los planes sociales en Argentina

Al observar la cantidad de planes distintos distribuidos en tantas oficinas, nos preguntamos cuáles son las razones para que esto suceda. Una mirada podría ser que existen muchas necesidades distintas y que cada plan cubriría una de ellas de la mejor manera, y que al cruzarse se logran cubrir eventuales excepciones; y que al haber varias oficinas distintas se podrían ampliar no solo la cobertura sino también la gama de necesidades. Sin embargo, al observar la cobertura y las carencias que apuntan a cubrir los planes, incluso los más fervientes defensores del asistencialismo podrían encontrar que varios planes se solapan, se repiten y carecen de coordinación. Esto reduce su eficacia, aumenta los costos administrativos y empeora la calidad de información, el control y seguimiento; favoreciendo la discrecionalidad y la corrupción.

Todos los planes sociales nacionales

El Gobierno Nacional argentino maneja 58 planes sociales distintos que otorgan transferencias monetarias sin contraprestación. Estos programas prevén alcanzar un total de 18.517.219planes otorgados y un presupuesto de $64.427.841.000 para el 2012. Según el último censo poblacional, en Argentina habitan 40.117.096 personas. La cantidad de planes que se proyectan entregar en 2012 permitiría que el 44% de la población reciba uno. Sin embargo, luego veremos que muchas personas pueden ser beneficiarias de más de un programa a la vez, por lo que este número se reduciría.

 

Programas por ministerio

Fuente: elaboración propia en base a la Ley de Presupuesto 2012, los sitios web de los ministerios y solicitudes de información.


En el cuadro siguiente se puede ver el presupuesto destinado efectivamente a planes sociales, es decir, la cantidad de dinero que es transferida a personas a través de los distintos programas. Luego se los compara con el gasto social y el gasto total.

 

Presupuesto planes sociales

Fuente: elaboración propia en base a la Ley de Presupuesto 2012.

 

Planes sociales en la Provincia de Buenos Aires

El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires administra y otorga 52 planes sociales que brindan beneficios monetarios, seis programas menos que la Nación. Sin embargo, hay una gran diferencia en la cantidad de beneficiarios: 1.192.243 en la Provincia frente a 18.517.219de Nación, (teniendo en cuenta que representa el 46% de su población). Esto se puede explicar por varias razones, una es que seguimos teniendo un gobierno muy centralizado. Sin embargo, faltan datos de varios ministerios provinciales, por lo que el resultado es menos preciso que en la Nación, y podemos estimar que la cantidad de beneficiarios en la Provincia podría ser considerablemente mayor.

 

Resumen planes sociales Provincia de Buenos Aires

Fuente: elaboración propia en base al Presupuesto General 2012 y sitios web de los ministerios

 

Conclusiones

Nuestra primera conclusión es que a pesar de la proliferación de programas de transferencias monetarias, no se ha logrado el objetivo de reducir considerablemente la pobreza. En la Provincia de Buenos Aires, hay 110 programas distintos, 58 a nivel Nacional y 52 a nivel Provincial, con más de 22 millones beneficiarios (una persona puede ser beneficiario de varios planes). La falta de control, evaluación, información pública y coordinación entre organismos, de los programas sociales son parte de la razones por las que no logran el impacto esperado.
Al analizar los datos históricos, podemos ver que en los últimos años, a pesar del crecimiento económico, ha aumentado la cantidad de planes sociales otorgados. Esto, por un lado, muestra el fracaso de la política asistencial, ya que, en lugar de lograr que la gente que los recibe, luego de un tiempo, deje de necesitarlos, genera dependencia permanente. Un plan asistencial que apunta a asistir a ciudadanos en un momento de apremio debería considerarse exitoso cuando su beneficiario sale de su situación de emergencia y, por lo tanto, no lo necesita más; por el contrario, aquí podemos ver una creciente demanda y dependencia.
La falta de mecanismos transparentes han generado un sistema clientelar financiado con fondos públicos, donde las personas quedan atrapadas en la pobreza y se vuelven dependientes perennes de la ayuda social. En ese sentido, los programas sociales pierden su razón de ser. En lugar de ser una ayuda para que las personas dejen la pobreza o puedan enfrentar mejor alguna desgracia, el fin pasa a ser mantener a la gente en la pobreza y en la dependencia de los políticos de turno.
Entre 2007 y 2011, la economía argentina creció 28,9% en términos reales, según el INDEC, mientras que, según consultoras privadas, creció cerca del 20% (3). En ese mismo período, el Presupuesto en Servicios Sociales del Gobierno Nacional (abierto por finalidad), según el Ministerio de Economía pasó de $88 MM a $260 MM(4) , un incremento de 194% en cinco años. Según el Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina, la cantidad de personas viviendo bajo la línea de pobreza solo cayó de 25,9%, en 2007, a 21,9%, en 2011(5) . Según el INDEC, la pobreza bajo de 22% a 7,4%, pero estos datos son poco creíbles, ya que utilizan el índice de precios oficial según el cual la inflación fue en promedio 8,7 %, mientras que las consultoras privadas estiman la inflación promedio cercana al 23%.

Esto demuestra que a pesar de la proliferación de planes sociales, no se ha logrado reducir sustancialmente la pobreza en un contexto de crecimiento económico.


1 . Disponible en http://www.mecon.gov.ar/peconomica/basehome/serie_gasto.html. El 2009 es el último año para el cual el Ministerio publica esta información. Pero según cálculos de Libertad y Progreso, en el año 2012 ese dato sería de 43,9%.

2 . Repetto, Fabián y Potenza dal Masetto, Fernanda. “Protección Social en Argentina”, Abril 2011, CEPAL.

3 . Según la consultora Orlando Ferreres, en su indicador de crecimiento económico IGA.

4. Disponible en http://www.mecon.gov.ar/hacienda/cgn/cuenta/

5 . Observatorio Social de la UCA: Documento de trabajo Pobreza EDSA- INDEC 2006-2011.

 

Volver

NG NG  
 

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Seguinos Facebook Seguinos Twitter