Fundación Nuevas Generaciones Club de Ex Becarios Argentinos
 
 
 
 
Opinión

El desafío de la modernización municipal en el conurbano

Por Cecilia Lucca

Publicado en “Reflexiones Políticas V”. Diciembre de 2015

Las nuevas tecnologías -y no tan nuevas, a esta altura del siglo XXI-, permiten simplificar, agilizar y transparentar la gestión gubernamental de cara a los vecinos; sin embargo, son pocos los gobiernos municipales del conurbano que han encarado con decisión este camino como forma de gestión. Lo que se viene.

Desde que Microsoft lanzó su entorno operativo Windows en 1985, facilitando, gracias a una interfaz gráfica relativamente amigable la masificación de computadoras de escritorio, la adopción de software y programas de gestión se hizo común en prácticamente todos los entornos: empresas y organizaciones de todo tipo y tamaño, adoptaron esta tecnología que les permitió ahorrar costos y disponer de mejor información para la toma de decisiones.

Treinta años más tarde, es prácticamente un milagro encontrar una empresa que funcione sin al menos una computadora. Sin embargo, aún sigue siendo normal encontrar oficinas municipales sin una sola computadora, con procesos realizados a mano, en planillas que se fotocopian, viajan en colectivo y se archivan en enormes depósitos.  Milagro, en el sector público de algunos municipios del conurbano, no es encontrar una oficina sin computadora, milagro es que las cosas funcionen.

Funcionan, si, gracias al compromiso de las personas que trabajan en las Municipalidades, pero a costa de una bajísima productividad, de mala o nula información útil y sistematizada, de una altísima opacidad y de seguir abusando de la infinita paciencia de los contribuyentes. 

Este panorama, claramente, no tiene por qué continuar así. La primera señal de que este modelo de gestión mano-de-obra-y-papel-intensivo no es aceptable, la dio la ciudadanía masivamente con su voto, indicando claramente que necesitaba un cambio, y depositando su confianza para esto en un partido nuevo (a nivel nacional al menos, y en varias provincias y municipios también).

La segunda señal es la voluntad política de los intendentes que han sido electos en algunos municipios del conurbano, y que entienden que su legitimación no proviene de antiguos mitos políticos, sino de su capacidad de cambiar la vida de los ciudadanos de sus distritos a través de una buena gestión. Porque una buena gestión no es sólo agilizar los trámites, es también que cada vez que un vecino va a un hospital, el médico cuente con toda su historia clínica y estudios previos disponibles; es también que cuando se encuentre ante una emergencia, tenga los medios para pedir ayuda; que tenga wifi público de calidad (hay pocos igualadores sociales hoy en día como el acceso a Internet), que sepa a dónde va la plata que paga con sus impuestos, o que sepa cuándo va a llegar el tendido cloacal a su casa, si aún no cuenta con él, como es el caso de la mayor parte de quienes habitan el conurbano.

Con estos dos ingredientes,  están sentadas las bases para una política de modernización de los estados municipales, que debería contemplar, mínimamente, los siguientes 3 ejes:

  1. TICs: Actualizar la infraestructura de los sistemas de telecomunicaciones al siglo XXI – renovación tanto de hardwares como de softwares para contar con la base necesaria para implementar servicios.
  2. GOBIERNO COMO PLATAFORMA DE INTERACCION CON EL VECINO: Rediseño de procesos focalizados en la mejora de la experiencia del vecino, en la transparencia, en la operatividad. Páginas web, redes sociales, oficinas de atención al público, apps para celulares – todo se convierte en espacios hackeables, abiertos, colaborativos, que utilizan en beneficio colectivo la información generada por todos. No sólo los servicios del gobierno municipal se abren, también la información generada: hoy como nunca existe la posibilidad de resignificar la inmensa cantidad de datos generados, que son aprovechados por empresas innovadoras que brindan nuevos servicios a partir del uso intensivo de datos. La transparencia no sólo mejora la calidad y disminuye las oportunidades de corrupción, genera también nuevos modelos de negocio, empresas y puestos de trabajo.
  3. CAMBIO CULTURAL: las nuevas tecnologías y los nuevos criterios de gestión no pueden ser implementados por ordenanza: requieren de una labor conjunta con las personas que trabajan en el municipio. Reconocer sus capacidades, su saber y sus experiencias, lejos de limitar el cambio, enriquecen las posibilidades de transformación. Ninguna mejora puede implementarse sin la gente o contra la gente, por eso resulta clave sumarlos al proceso desde el momento cero, construir las soluciones junto a ellos y capacitarlos en las nuevas herramientas para que puedan utilizarlas en su máximo potencial, en beneficio de trabajadores, procesos y vecinos.

Los municipios son el gobierno más cercano a la gente, los que resuelven o complican el día a día de todos nosotros. Se puede gestionar las ciudades de una forma más eficaz incorporando tecnología, liberando la potencialidad creativa y la energía que hoy se pierde en procesos burocráticos, para dar forma a un gobierno más cercano, atento a las necesidades de sus vecinos, a dar soluciones a problemas vitales. Porque al final del día (y de cada mandato), como dijera Bono, “el poder de la gente es más fuerte que la gente en el poder”.

 

Volver

NG NG  
 

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Seguinos Facebook Seguinos Twitter