Fundación Nuevas Generaciones Club de Ex Becarios Argentinos
 
 
 
 
Opinión

Lomas de Zamora: un caso de Gobierno Local como herramienta transformadora

Por Martín Insaurralde

Publicado en “Reflexiones Políticas VI”. Diciembre de 2016

Política es transformar. Y es en ese sentido, que el ejercicio de gobierno implica una dimensión eminentemente práctica: para que las cosas cambien, hay que hacer. Pero el hacer no puede separarse del trabajo reflexivo que implica poner en cuestión la propia práctica para superarla. La reflexión impulsa a cuestionarse certezas para llevar el pensamiento más allá de la comodidad de las soluciones conocidas. Sólo así se llega a la transformación de los problemas que parecen no tener respuesta, esa barrera de lo imposible que en la gestión local hace tope todos los días. Teoría y práctica, en efecto, son indisolubles, y por eso quiero compartir la experiencia de gestión en el Municipio de Lomas de Zamora y pensar entorno a sus desafíos como una característica del hacer en la política.

Una aparente paradoja del proceso de globalización consolidado a fines del siglo XX es su efecto revitalizador sobre la figura de los gobiernos locales. Estas entidades adquieren cada vez mayor relevancia en virtud de los resultados que demuestran. Como proceso en constante devenir, nos obliga a pensar sobre la marcha cuáles son sus ventajas y también sus problemas. Una primera aproximación a la respuesta de este interrogante nos lleva a señalar que la mayor virtud de la gestión local es su cercanía a los problemas concretos, y que su desafío es poder hacer de eso instrumento de una política a escala global. Se trata, finalmente, de un movimiento dialéctico que va de lo concreto a lo macro para volver finalmente a transformar lo concreto.

Para que la expectativa de la población encuentre respuesta, la gestión local debe necesariamente contar con el compromiso activo de su comunidad. Ese compromiso tiene que favorecerse desde el Estado municipal, con políticas que tiendan a la descentralización, la transparencia y la efectividad. Cuando los vecinos ven que el Municipio puede ser la solución a los problemas de su cuadra, a los conflictos cercanos, se implican en el diseño de las políticas. Ven que el cambio de su vida depende también de su esfuerzo y compromiso. Entienden que hacer política es mejorar la iluminación de su cuadra, pintar el colegio al que asisten sus hijos, poner en condiciones la salita de salud del barrio. Ven que la política no es una mesa de negocios sino la oportunidad de hacer algo para cambiar el destino de sus propias vidas.

Una de las herramientas que en la gestión de Lomas de Zamora dio mejor resultado en materia de participación es la política de descentralización. Esta estrategia implicó la división administrativa del territorio en 20 unidades- delegaciones que se vinculan con la identidad de los barrios y que crean pertenencia y cercanía.

Entendimos que participación no se trataba sólo de abrir las puertas del Municipio, sino de salir en busca de los vecinos.

Pero la descentralización excede la división administrativa. Descentralización es también llevar actividades a las plazas, es también llegar a cada una de las instituciones intermedias que hacen nudo en la trama del tejido social. Sorteando el peligro de la fragmentación de las políticas públicas, se trata de concentrar los recursos en núcleos que favorezcan la visibilización, acerquen y convoquen.

De esta manera se construye identidad social. La descentralización es la consolidación de un conjunto más homogéneo de intereses, reunido en relación a demandas efectivas. Se trata de limitar un espacio que favorezca las relaciones interpersonales, que permita hacer lazo con el vecino, forjar un vínculo a partir del encuentro cara a cara.

A su vez, el tamaño reducido permite la agilidad del trabajo, la eficiencia y la horizontalidad en la toma de decisiones. Generamos estructuras que, por su tamaño, son más flexibles y posibles de adaptar a la vertiginosidad de los cambios actuales. Pero en tanto demarca límites también derriba barreras. Hoy el desarrollo tecnológico favorece el proceso posibilitando la formación de una red interconectada de manera directa e inmediata, que pone a cada una de las experiencias en un marco de unidad y con una idea directriz clara.

La potencialidad no está en la estandarización de las demandas sino en la singularidad. Una respuesta que es igual para todos es una respuesta que barre la posibilidad de considerar lo diverso. La descentralización avanza en el sentido contrario: favorecer lo diverso para, desde allí, buscar y construir los puntos de juntura.

Esta descentralización, pensada desde un Estado moderno, debe necesariamente avanzar de la mano de la transparencia en la gestión, requisito para el ejercicio efectivo del derecho a la información. Transparentar es poner las cosas claras, dar a los vecinos las herramientas para poder comprender los procesos y tomar decisiones conforme a eso. Para que haya un verdadero control de calidad de las acciones de gobierno, basado no en discursos sino en datos.

La transparencia es una ética marcada por la vocación de servicio público y la búsqueda constante de elevar los estándares de gestión. Por eso, en Lomas se logró la articulación del gobierno local con una entidad supranacional como la ONU, que contribuyó al diseño de un programa de gobierno electrónico que facilita el acceso de la comunidad a la gestión. Gracias a eso, contamos con una base de datos en línea concebida para aportar una total transparencia en los procedimientos administrativos en Lomas de Zamora, manejado por el Municipio y con la asistencia técnica de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el Comercio (UNCTAD). Éste fue el puntapié inicial para un proceso que incluyó también la digitalización de trámites, el mejoramiento web y el aprovechamiento de todas las herramientas de comunicación que hoy están disponibles para los vecinos.

Mirando hacia el futuro, uno de los desafíos que resta afianzar es el de la cooperación intermunicipal, para que las distintas experiencias se nutran de la alteridad. La circulación de saberes es también una forma de fortalecer los lazos sociales, y creemos que Lomas de Zamora tiene mucho para aportar a experiencias de municipios que recién comienzan a andar ese camino. Es una deuda a saldar sobre la que asumimos un compromiso.

No hay manera de hacer política en abstracto. No se puede concebir el ejercicio de ciudadanía por fuera del lugar en donde se desarrolla la vida social, donde está ubicada la práctica cotidiana de las personas que conforman la comunidad. Ése es el verdadero sentido del concepto de cercanía en torno a lo local. Y es la forma en la que creemos para responder efectivamente a las demandas de la gente.

Se trata de estar en el territorio, de conocer los verdaderos problemas, de escuchar y de pensar con la comunidad una salida conjunta. Por eso, es necesario incluso el traspaso de funciones y facultades que en la vieja política fueron terreno de Estados regionales o nacionales al terreno local. Ejemplo de esto es la creación de las policías locales en la Provincia de Buenos Aires, que impulsé como Intendente y que hoy en Lomas son el pilar de las tareas de prevención en materia de seguridad ciudadana.

Desde experiencias como la de Lomas de Zamora, proponemos un cambio de paradigma que implique la vuelta a lo comunitario, para que sea la comunidad el actor colectivo que dirija la política. A nivel global, las gestiones locales pasaron de ser meros administradores de servicios de alumbrado, barrido y limpieza, a ser el núcleo medular desde el que es posible el contacto con las demandas sociales y su solución. La agenda local tiene objetivos que, a pequeña escala, replican los de cualquier unidad administrativa nacional. Porque como bien sabemos, todo cambio empieza por casa.


Volver

NG NG  
 

Nuevas Generaciones | Beruti 2480 (C1117AAD) - Ciudad Autónoma de Buenos Aires (Argentina) - Tel: (54) (11) 4822-7721

Seguinos Facebook Seguinos Twitter